martes, 10 de julio de 2018

La cueva de Chauvet: ¿pinturas de 30.000 años?

Los primeros humanos que vivían en Europa llevaban una vida llena de peligros y desafíos, posiblemente se enfrentaban diariamente con la muerte, pero aún así tuvieron tiempo para crear arte. Este arte incluía instrumentos musicales, vestimentas decorativas, esculturas complejas y pinturas, como las encontradas por el espeleólogo Jean-Marie Chauvet en 1994. El arte encontrado en la cueva de Chauvet, en la región de Ardèche, en el sur de Francia, era tan avanzado que los historiadores inicialmente tuvieron problemas para datarlas y constatar que las obras eran tan antiguas como lo son.
Pero la datación por radiocarbono demuestra que las imágenes en las cuevas de Chauvet se remontan definitivamente a dos períodos: hace 37.000 a 33.500 años y de 31.000 a 28.000 años. Estas pinturas rupestres muestran una increíble y sofisticada profundidad técnica. No solo se muestran con realismo las imágenes de los antepasados ​​(hoy extintos) del ganado y el bisonte actuales, sino que también se representan muchos otros animales: rinocerontes lanudos, uros, caballos salvajes, leones e incluso un búho (con la cabeza vuelta) que son perfectamente reconocibles.

Para dar mayor una sensación tridimensional y de movimiento a los más de 420 animales representados, se utilizaron y aprovecharon protuberancias, fisuras y recovecos de las paredes de la cueva.

Mientras que los primeros dibujos se crearon usando líneas negras hechas a base de carbón o dióxido de manganeso, los colores posteriores incluyeron tonos rojos y arcillas para marrones. Se exhiben una gran variedad de técnicas, que incluyen el sombreado, la perspectiva, motivos repetitivos y lo que hoy llamaríamos puntillismo y estarcido.

Se agregaron colores y formas a las paredes de la cueva usando pinceles, dedos, pieles de animales (llamadas pinturas de tocones) y manos (para hacer impresiones de las palmas). Incluso se creó un tipo de pintura en aerosol al soplar pigmento por la boca para crear un abanico de color en un área más grande. Se cree que algunas de estas marcas son las representaciones más antiguas conocidas de una erupción volcánica. Para que las imágenes se fijasen y destacasen más, primero se rasparon y se limpiaron las paredes de roca.

Dado que estos dibujos se hicieron dentro de las cuevas, se necesitaba luz para artificial, como antorchas y lámparas de grasa. Las pinturas se realizaron a tal altura que las personas que se necesitaron construir andamios para acceder a muchos espacios. Se invirtió mucho tiempo y esfuerzo lo que nos lleva a preguntarnos el sentido y la importancia que tuvieron para sus creadores. Otra cuestión que intriga desde siempre a los prehistoriadores es porqué no se representaba al propio ser humano en el arte rupestre más antiguo. Cierto que existen esculturas de figuras humanas en esta época pero (ni en Chauvet ni en las demás cuevas paleolíticas) nunca se pinta a personas en las paredes.

"En esos días es posible que un clan familiar estuviese formado por unas 20 personas y el clan más cercano se encontrase a veinte kilómetros. Era un mundo de muy pocas personas que vivían en un mundo de animales ", señaló Jean Clottes, un arqueólogo del Ministerio de Cultura francés . Clottes cree que las pinturas rupestres eran religiosas o espirituales, tal vez utilizadas y creadas por chamanes, que invocaban espíritus animales para ayudar con la caza, y también en momentos rituales de nacimiento, muerte y enfermedad. "Estos animales estaban llenos de poder, y las pinturas son imágenes de poder", dijo Clottes.

Esa es una teoría. Otra es que los animales representan varias filiaciones o clanes tribales, mientras que otra idea sugiere que las pinturas fueron una forma creativa de rastrear los ciclos naturales de los animales que proporcionaron el sustento primario a las primeras personas. De hecho, analizando el orden de las imágenes superpuestas, los arqueólogos determinaron que siempre que aparecen caballos, uros y ciervos en el mismo panel, el caballo está debajo, los uros en medio y el venado en la parte superior, y que las variaciones en sus capas corresponden a sus respectivas estaciones de apareamiento. La tríada de "caballo-uro-venado" vincula los ciclos de fertilidad de animales importantes, y tal vez sagrados o simbólicos, con los ciclos cósmicos, lo que sugiere una gran metáfora sobre la creación.

Pero la verdad es que quienes crearon estas obras, fuesen pocos o muchos, fueron seres humanos como nosotros y tendemos a autorrepresentarnos. El que no aparezca ninguna persona sigue siendo un enigma.
https://www.mnn.com/lifestyle/arts-culture/blogs/how-early-humans-painted-masterpieces-frances-chauvet-cave
http://diegoiguna.blogspot.com/2011/04/la-cueva-chauvet-pont-darc.html
http://diegoiguna.blogspot.com/2013/01/el-secreto-de-la-pinturas-rupestres.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Cueva_de_Chauvet
http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/son-estas-las-representaciones-mas-antiguas-de-una-erupcion-volcanica_10052/5
http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/la-cueva-chauvet-ultima-revelacion-del-arte-de-la-prehistoria_7692/2#slide-1
http://diegoiguna.blogspot.com/2011/12/sexo-caza-y-supervivencia.html

No hay comentarios: