lunes, 8 de noviembre de 2010

Nuevas fotos de Magnum

La agencia Magnum publica nuevas fotos de la Guerra Civil


Todas las nuevas fotos (24) en

http://todayspictures.slate.com/20101004/

viernes, 3 de septiembre de 2010

La Torre de Babel: lenguaje y pensamiento


Humpty Dumpty sat on a wall.
Humpty Dumpty had a great fall.
All the king's horses and all the king's men
Couldn't put Humpty together again.
(Humpty Dumpty se sentó en un muro.
Humpty Dumpty una tremenda caída tuvo.
Todos los caballos y hombres del rey
No pudieron unir a Humpty otra vez)

Este fragmento de una tradicional canción infantil inglesa puede revelar lo que una lengua puede o no decir, y cuánto pueden diferenciarse unas lenguas de otras. En inglés (donde se marca el tiempo, la persona y el número) se dice "sat" ("se sentó") en lugar de "sentarse". En Indonesia no es necesario (de hecho, no se puede).

En ruso, tendrímos que marcar el tiempo y también el género, cambiando el verbo si fue la señora Dumpty quien pegó el carajazo. Si nuestro héroe ovoide se sentó en la pared durante todo el tiempo, el verbo tendría una forma diferente a si se cayó (como ocurre realmente).

En turco, tendrías que incluir en el verbo cómo adquiriste esta información. Por ejemplo, si viste el gordito con tus propios ojos, tendrás que utilizar una forma del verbo, pero si simplemente lo has leído o escuchado, tendrás que utilizar una forma diferente.

¿Esto significa que ingleses, indonesios, rusos o turcos terminan comprendiendo y recordando sus experiencias de manera diferente, simplemente porque hablan diferentes idiomas?

Esta pregunta plantea una de las mayores controversias en el estudio de la mente, con importantes implicaciones para la política, el derecho y la religión. Sin embargo, existen muy pocos trabajos empíricos sobre este tema. Una serie de nuevas investigaciones de la ciencia cognitiva está demostrando que, de hecho, el idioma influye profundamente en cómo vemos el mundo.

La cuestión de si las lenguas pueden dar forma a la manera en que pensamos se remonta a siglos; Carlomagno proclamó que "tener un segundo idioma es tener una segunda alma."

Algunos ejemplos sobre cómo el lenguaje puede afectar al pensamiento.

Los rusos, que tienen más palabras para distinguir azules claros y oscuros, son más capaces de discriminar visualmente distintos tonos de azul. Algunas tribus indígenas dicen norte, sur, este y oeste, en vez de izquierda y derecha, y como consecuencia tienen una gran orientación espacial. En un estudio, japoneses y hablantes de español podían recordar menos agentes de accidentes que los hablantes ingleses. ¿Por qué? En español y en japonés, muchas veces el agente de la causalidad se evita: decimos "El vaso se rompió", en lugar de "Juan rompió el vaso".


Por supuesto, sólo porque la gente habla de manera diferente no significa necesariamente que piense de manera diferente. En la última década, algunos científicos cognitivos han comenzado no sólo a medir cómo habla la gente, sino también cómo expresa su forma de pensar, y se comienza a cuestionar si nuestra comprensión de dichos dominios (incluso en algunos tan fundamentales como el espacio, el tiempo y la causalidad) podrían modificarse por o con el lenguaje.

Por ejemplo, en Pormpuraaw, una remota comunidad aborigen de Australia, los indígenas no utilizan términos como "izquierda" y "derecha". Todo se establece en términos de puntos cardinales (norte, sur, este, oeste), lo que significa que se dicen cosas como: "Hay una hormiga en el suroeste de tu pierna." Decir hola en Pormpuraaw, se plantea con una pregunta: "¿A dónde vas?", Y una respuesta adecuada podría ser: "Realizo un largo camino al sur-suroeste. ¿Y usted?" Si no sabes en qué dirección caminas, ni siquiera puedes decir hola.



Más en:


jueves, 12 de agosto de 2010

Dos Perlas de la Iglesia


En los últimos días han salido a la luz dos perlas que muestran el verdadero nivel de la jerarquía católica española.

El 26 de julio, el Obispo de Córdoba señalaba que "antes de que fuera una mezquita, nuestra catedral era un lugar de culto cristiano. Fue la basílica de San Vicente. Los musulmanes la ocuparon y la ampliaron. Metieron dinero, una gran cantidad de dinero, pero a los arquitectos los trajeron de Damasco y eran todos cristianos. La arquitectura no tiene nada de islámica. Sin embargo, tiene notables influencias cristianas. Por tanto, es un error cultural afirmar que la mezquita es un ejemplo de arquitectura islámica. De musulmán no tiene nada, salvo el dinero que los musulmanes aportaron".

Respecto a la inmigración musulmana, aclara que "el Islam está avanzando en Europa y los musulmanes cuentan con el apoyo de nuestros gobiernos laicos y se aprovechan de los canales de inmigración hacia Europa que nuestros Ejecutivos trazan para ellos. Vienen, tienen hijos y se asientan. ¿Y nosotros? No sabemos cómo comportarnos".

http://aica.org/front.php?id=2

El día 30 de julio, el Cardenal Cañizares señaló en el curso de verano de la Universidad Rey Juan Carlos: "Nosotros cuando éramos estudiantes teníamos al gran líder Luther King a favor de la abolición de la esclavitud de los negros en Norte América, todos le admirábamos y todos nos uníamos, ¿por qué hoy no nos unimos a los que están gritando por la vida, por qué nos quedamos pasivos?"



Ejem, Martin Luther King fue un luchador por los derechos civiles y la no discriminación de los afroamericanos, pero la esclavitud hacía un siglo que estaba abolida en EEUU

martes, 13 de julio de 2010

Trabajadores y pensionistas declaran 7.000 euros más que los empresarios

Los trabajadores y pensionistas declaran unas rentas anuales de 4.875 euros más que los autónomos y las pymes, y alrededor de 6.833 euros más, si se compara con los ingresos de los microempresarios, según el Informe de la Lucha Contra el Fraude Fiscal en la Agencia Tributaria, elaborado por los técnicos de Hacienda (Gestha).
El estudio muestra que los trabajadores y pensionistas declararon el pasado año 18.400 euros de media, mientras que los pequeños y medianos empresarios y los autónomos que declaran sus rendimientos en estimación directa ganaron sólo 13.525 euros de media.


Gestha pone de manifiesto que el rendimiento declarado por las actividades económicas de los microempresarios en módulos fue todavía menor que el de las pymes y autónomos, situándose en 11.567 euros.
Por otro lado, indica que si bien el diferencial entre lo declarado por los asalariados y sus empleadores creció sin interrupción en el periodo 2000-2006, durante el año 2007 se acortaron las distancias sólo gracias a las rebajas fiscales aplicadas a las rentas del trabajo, puesto que los empresarios apenas incrementaron sus ingresos declarados.

En otro orden de cosas, los técnicos de Hacienda consideran que la Agencia Tributaria "está perdiendo la batalla contra el fraude fiscal, ya que en lugar de concentrar las investigaciones en los principales focos de economía sumergida, sigue ejerciendo un mayor control sobre los incumplimientos fiscales de los trabajadores y pensionistas, los microempresarios y las pequeñas empresas".
"La Agencia Tributaria debe desplazar la lupa del control de las rentas del trabajo y Pymes para investigar los fraudes de las grandes empresas, los grandes desarrollos urbanísticos, los billetes de 500 y 200 euros o los paraísos fiscales, y evitar que los ciudadanos acuñen la calificación de España como un balneario fiscal de las grandes fortunas", añaden.

Leído en http://www.eleconomista.es/

viernes, 2 de julio de 2010

El Batallón Sagrado

El Batallón Sagrado de Tebas era un cuerpo de elite del ejercito griego que existió en el siglo IV aC. Fue el comandante tebano Górgidas quien lo creó y le dio sus principales características.
El Batallón Sagrado lo formaban 300 hombres, o mejor dicho, estaba compuesto por 150 parejas de amantes. Las parejas las formaban, normalmente, un veterano llamado Heniochoi (conductor) y otro componente más joven llamado Paraibatai (compañero).
La homosexualidad en Grecia no sólo era tolerada sino que en determinados casos era bien vista y otorgaba cierto estatus. Incluso en el ejército griego no eran raras las relaciones homosexuales entre compañeros. Hay numerosos casos de héroes militares que tenían pareja masculina como Terón, Harmodio , Aristogitón, el mismísimo Alejandro Magno y hasta héroes mitológicos como Aquiles (y Patroclo).

El batallón Sagrado formó parte de la infantería griega durante más de 33 años e hizo también las veces de guardia personal demostrando en numerosas batallas un valor sin igual.

El amor era su fuerza “(...) si por cualquier circunstancia, un Estado o un ejercito pudiera estar compuesto sólo de amantes y de amados, no habría pueblo que llevase más alto el horror al vicio y la emulación de la virtud (...) Los hombres, así unidos, aunque en pequeño número, podrían en cierto modo vencer al mundo entero (...) porque no hay hombre tan cobarde a quien el amor no inflame de valor y lo haga semejante a un héroe” (Platón)

En el campo de batalla las parejas de guerreros que formaban el batallón peleaban espalda a espalda, de manera tal que si en algún momento bajaban la guardia su amado corría peligro de ser muerto herido por detrás. De esta manera, los soldados se veían obligados a seguir luchando a pesar del cansancio o el miedo.

El batallón recibió el nombre de “sagrado” probablemente por el hecho de que los soldados que lo componían debían realizar un juramento por el cual se obligaban, ante las divinidades, a vencer junto a su pareja o a morir junto a ella. No existía otra posibilidad. Tal juramento implicaba un compromiso de fidelidad y protección mutua durante el combate, y el deber de no separarse nunca durante el mismo. Este juramento se realizaba ante la tumba de Iolao, soldado tebano por quien Hércules sintió una gran pasión.

Pelópidas, quien encabezó la conjura conocida como la de ‘los siete contra Tebas’, estaba unido sentimentalmente a Epaminondas quien fue puesto al frente del ejército tebano rearmado después de la expulsión de los espartanos.

Tebas vivió un corto período de hegemonía sobre la Hélade, que comenzó con su liberación del dominio espartano y su rearme militar; el cual dio lugar a la formación del Batallón Sagrado. Las batallas más importantes en las que éste intervino fueron la batalla de Leuctra en el año 371 aC -en la que Tebas resistió exitosamente un intento de reconquista por parte de los espartanos- y la batalla de Mantinea del año 362 aC - en la que Tebas atacó a Esparta y en la que el Batallón sagrado logró herir de muerte al general en jefe espartano (lo que provocó posteriormente la desbandada de sus tropas).

El final del Batallón fue trágico. Durante la batalla de Queronea, en la que las ciudades-estado griegas se enfrentaron a Filipo II y a su hijo Alejandro Magno, toda la infantería griega cedió ante el empuje del ejército macedonio, dio media vuelta y "avanzó".
Todos menos los 300: los 150 amantes que rodeados por las tropas de Alejandro decidieron resistir hasta el final encontrando allí su muerte.
Así lo narra Plutarco:"Victorioso Filipo posó su mirada en los cadáveres y preguntó: quiénes son éstos trescientos muertos abrazados entre sí, hundidos y acoplados en muerte y en amor.
Le respondieron: son los de Tebas el Batallón Sagrado de Pelópidas de amantes y de amados, los viriles de Tebas de la estirpe de Layo.
Filipo respondió: Perezca el hombre que sospeche que estos hombres o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente
".

Destruido el Batallón Sagrado de Tebas, la ciudad que apenas treinta años antes había conocido la hegemonía sobre toda la Hélade, fue arrasada por los mecedonios: sus edificaciones fueron quemadas y destruidas; todos los tebanos mayores de edad fueron muertos y las mujeres y los niños fueron vendidos como esclavos. Tebas desapareció de la tierra hacia el 335 aC; sólo tres años después de haber caído el Batallón de amantes en la Batalla de Queronea.

Allí, en Queronea se ordenó levantar un monumento en recuerdo de los caídos de Tebas. Cerca del monumento, encontrado durante una excavación en 1924, se halló también una tumba comunal con 254 cuerpos colocados en siete filas.

martes, 15 de junio de 2010

La revolución sueca, Wicksell y la inmaculada concepción

Con la crisis salgo poco y me ha dado por la economía. Cada cual tiene sus vicios (sin hacer mención a otros apéndices) y a mí no me gusta er furbo.

Últimamente estoy leyendo sobre los distintos modelos que se ensayaron para superar la crisis de 1929.

Es habitual que en los textos de economía o de historia económica, se trate esta cuestión centrándose en la figura del gran teórico llamado John Maynard Keynes. Según él, cuando se produce una depresión, el gobierno puede y debe tomar medidas eficaces para subsanarla mediante la promoción de la demanda, recurriendo a gastos públicos, más allá del límite de los ingresos disponibles (esto es, a través del déficit).

Sin embargo, antes de Keynes, un grupo de economistas suecos había proyectado y aplicado en su país el nuevo modelo económico. Abandonando la esperanza de que el Banco Central, reduciendo los tipos de interés, pudiera inducir un aumento efectivo de la inversión, el gasto y la demanda, estos economistas afirmaron que en tiempos de depresión convenía desequilibrar el presupuesto estatal para que el excedente de los gastos sobre los ingresos contribuyera a sostener la demanda y el empleo. No sé a qué me recuerda todo esto.

La cuestión es que Suecia superó la crisis y sirvió de modelo a numerosos países. Podría decirse que la revolución keynesiana debe denominarse, por lo tanto, la revolución sueca.

El fundador e inspirador de la escuela sueca fue Knut Wicksell (1851-1926)

La originalidad de Wicksell consistió, en primer lugar, en un cambio de perspectiva. Mientras que en la economía dominante en su tiempo, la teoría de la oferta y la demanda proviene principalmente de la microeconomía de los mercados, Wicksell afrontará la construcción de un cuadro macroeconómico en el que la oferta agregada y la demanda agregada desempeñan el papel esencial. En segundo lugar, el camino seguido por Wicksell consiste en un cambio metodológico. Mientras que la economía neoclásica es en primer lugar una economía estática y del equilibrio, las teorías de Wicksell se construyen fundamentalmente a partir de la dinámica y del desequilibrio.


Wicksell también fue heterodoxo en otros sentidos. En 1908, un joven anarquista fue a prisión por blasfemar en público, lo que, en aquella época, constituía un delito en Suecia. Aquello le pareció indignante porque la ley y la decisión del tribunal violaban la libertad de expresión reconocida por la constitución. Y no se le ocurrió nada mejor para denunciar el hecho que asumir él mismo el papel de blasfemo. Unos meses después, se anunció en Estocolmo una conferencia a cargo de Knut Wicksell con el prometedor título de "El trono, el altar, la espada y la bolsa de dinero". El éxito de audiencia fue grande. Pero sus consecuencias traerían no pocos quebraderos de cabeza al conferenciante: en el curso de su intervención aprovechó el momento para satirizar sobre la explicación bíblica de la concepción de Jesucristo, sin olvidar dedicar algunas observaciones irónicas al papel de San José y del Espíritu Santo. Fue procesado y condenado a dos meses de prisión. De una forma muy civilizada, eso sí, le permitieron elegir la prisión que quisiera para cumplir su condena; aprovechó su estancia allí, con casi sesenta años de edad, para redactar un ensayo sobre la teoría de la población y sus cambios.

lunes, 31 de mayo de 2010

¿Por qué hacerles caso a éstos?

No necesitamos a los economistas para saber que los tiempos son malos.

Los que causaron este desastre son los mismos que ahora dan lecciones a los gobiernos y a los pueblos sobre cómo salir de la crisis.

Son los mismos incompetentes que miraban por encima del hombro a los que hablaban de burbuja inmobiliaria, o los que consideraban (como el FMI) en abril de 2007 ("Perspectivas de la Economía Mundial" página XII) que "los riesgos para la economía mundial disminuyeron desde la edición de septiembre de 2006 (...) lo que nos parece más probable es que el vigoroso crecimiento mundial perdure (...) comparando los datos actuales con los de septiembre (2006), no hay tantas razones para preocuparse por la economía mundial (...) la economía estadounidense se mantiene firme en general". O los mismos que en marzo de 2009 decían que el déficit público español sería del 6% en 2009 y 2010, justo la mitad del efectivamente registrado.


Los genios de la Economía institucional fallan constantemente y de forma estrepitosa. Sus prejuicios ideológicos no les permiten contemplar y analizar correctamente la realidad, se equivocan en los diagnósticos, no saben hacer predicciones adecuadas y, lógicamente, nunca logran los objetivos que dicen que se proponen cuando actúan (salvo, eso sí, hacerles el pasillo a los poderosos).


Como señala Juan Torres, el Fondo Monetario que ahora le dice a España lo que tiene que hacer es una institución doctrinaria que aplica siempre un mismo credo sea cual sea la circunstancia o el país que analiza: recorte de gastos públicos, privatizaciones, liberalización de servicios, desregulación financiera, libertad de movimiento para los capitales, apertura de puertas al capital extranjero... siempre lo mismo, (siempre el viejo credo liberal, la mano invisible, la ley de bronce de los salarios), sean cuales sean las consecuencias sociales que originen su aplicación.

Es muy notable que esta pandilla de incompetentes siga atribuyéndose una infalibilidad papal, regañando a los Gobiernos y reservándose el papel de asustaviejas del barrio. Los banqueros centrales y sus cómplices del FMI se atreven a imponer sus políticas mezquinas a gobiernos democráticamente elegidos.


En otras palabras, si estos incompetentes fracasaron de manera desastrosa: ¿por qué conservan sus puestos de trabajo? ¿ por qué coño se les sigue prestando atención?


Es muy importante tener clara la responsabilidad de los bancos centrales y del FMI en este desastre totalmente previsible.


Es muy importante reconocer las responsabilidades de los bancos centrales y del FMI en este desastre para que así dejemos de acatar los "consejos" de gente que no han demostrado nada.


Antes de oír a Ben Bernanke, al presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, o al director ejecutivo del FMI, Dominique Strauss-Kahn, habría que obligarles a contarnos cuándo dejaron de equivocarse en materia económica.

Los autores del mal expenden las recetas para curarlo. Ellos siempre ganan. Y así seguirá mientras los damnificados no asumamos que la ciencia económica está supeditada a los intereses mayoritarios.


No podemos permitirnos que estos imbéciles sigan controlando la política económica.


Como dijo el genial Galbraith, "hay dos tipos de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso".

Información sobre los errores de insignes economistas, bancos centrales y FMI:

http://www.vnavarro.org/?p=4282

http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl//index.php?option=com_frontpage&Itemid=1

http://www.rebelion.org/seccion.php?id=28


Un economista es alguien que os dirá mañana porqué no sucedió hoy lo que había previsto ayer.

De cuando la República Dominicana volvió a ser española

«En la muy noble y muy leal ciudad de Santo Domingo á los 18 días del mes de Marzo del año de 1861. Nos, los abajos firmados, reunidos en la sala del palacio de justicia de esta capital declaramos: que por nuestra libre y espontánea voluntad, en nuestro propio nombre y en el de los que nos han conferido el poder de hacerlo por ellos, solemnemente proclamamos como Reina Señora á la excelsa Princesa Doña Isabel II en cuyas manos depositamos la soberanía que hasta ahora hemos ejercido como miembros de la República Dominicana. Declaramos igualmente que es nuestra libre y espontánea voluntad así como la del pueblo á quien por nuestra presencia en este lugar representamos, que todo el territorio de la República sea anejado á la Corona de Castilla á que perteneció antes del tratado de 18 de Febrero, de 1855, en que S. M, la Reina reconoció como Estado soberano al que hoy por espontánea voluntad de todos los pueblos, le devuelve esa soberanía y como va dicho, la reconoce por su legítima soberana. En fe de lo cual lo firmamos y rubricamos con nuestras propias firmas-Pedro Santana -general Antonio Alfau -ex-ministro Felipe Dávila- F. De Castro -ex-ministro Jacinto de Castro»
Tal acto de anexión, como se especifica en la Exposición a su Majestad que acompaña al Real Decreto de Incorporación á la Monarquía Española la República de Santo Domingo, resultaba único: «Un acontecimiento fausto, altamente honroso para España, y pocas veces visto en la historia de los pueblos, ha ocurrido recientemente en una de las antiguas posesiones de la Monarquía. La Isla Española, la primera que ocupó el gran Colón, la predilecta de la inmortal Reina á cuya inspiración sublime se debió el descubrimiento de un Nuevo Mundo, dueña de su independencia, arbitra de sus destinos, invoca el nombre augusto de España y pone á Vuestros Reales pies la misma soberanía que Vuestra Majestad reconoció hace pocos años»El 4 de abril de 1861 y de forma unilateral, después de varias negociaciones en Madrid y Cuba, Pedro Santana declara la anexión a España, la cual sería sancionada por Real Decreto de Aranjuez el 19 mayo de 1861. Según el Artículo 1º, de dicho documento, «El territorio que constituía la República Dominicana queda reincorporado a la Monarquía».
Dicho acto traería como consecuencia la Guerra de Restauración, que se inicia en 1863 y termina en mayo de 1865 cuando España deroga el Decreto de anexión. La campaña militar española en Santo Domingo representó graves pérdidas para la Corona: Se habían desperdiciado durante tres años unos recursos humanos y materiales en una empresa que estuvo movida, fundamentalmente, por razones de prestigio y de primacía moral, pero que terminó en un completo fracaso.

Las pérdidas, tanto materiales como humanas, fueron más que cuantiosas: los presupuestos de Guerra y Marina alcanzaron en el período 1856-1866 cerca de los 2.000 millones de reales, aparte otros 1.000 millones en presupuestos extraordinarios votados por las Cortes, con destino a sufragar las empresas de Marruecos, Santo Domingo y el Pacífico, las más costosas.

Más graves fueron las pérdidas humanas. Las de Santo Domingo se calculan en 30.000, de las cuales 25.000 correspondieron a los cuerpos expedicionarios enviados desde la Península, y los 5.000 restantes a los procedentes de Cuba y Puerto Rico. Si comparamos las 30.000 pérdidas en Santo Domingo con las 10.000 en la campaña marroquí, las 4.000 en Indochina y el millar en México, el Pacífico y Guinea, podemos tener una idea de lo que significó la guerra en Santo Domingo para España y también el poco valor que tenía para la burguesía caciquil de la época y para la Corona, la vida de los jóvenes campesinos y trabajadores (los hijos de la burguesía pagaban y se libraban).

Ante la imposibilidad de controlar la situación, el 1 de marzo de 1865 fue aprobada la ley por lo cual «queda derogado el Real Decreto de 19 de Marzo 1861, por el cual se declaró reincorporado á la Monarquía el territorio de la República dominicana».

Madrid se había dado cuenta de lo inoportuno, desde el punto de vista político, de dicho acto de incorporación, y de las grandes pérdidas militares y económicas que ello representó a la Corona.

Resuelta la crisis hispano-dominicana, el 14 de octubre de 1874 se firmó el Tratado entre España (esta vez como República) y la República Dominicana sobre paz y amistad. La base de este tratado era el Tratado de reconocimiento, paz, amistad comercio, navegación y extradición de 1855, firmado entonces por Isabel II y Pedro Santana, presidente de la República Dominicana.

De este modo se inauguraba una nueva etapa de las relaciones hispano-dominicanas caracterizada por la crisis cubana: por un lado, las fuertes presiones diplomáticas españolas sobre el gobierno dominicano, y por otro, el respaldo encubierto que las actividades de los independentistas cubanos encontraron en la República Dominicana.



Con todo, a pesar de la guerra, Gregorio Luperón, uno de los líderes de esta segunda independencia, escribió: «España no tiene hoy enemigos en las naciones que fueron sus colonias de América, sino hijos emancipados que son para los españoles verdaderos hermanos».



Más información en: www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/.../210141_0006.pdf

sábado, 10 de abril de 2010

El rapto de Perséfone y la primavera

Deméter (Cibeles, Ceres), hija de Cronos y Rhea y una de las numerosas consortes de Zeus, era considerada la diosa de la agricultura y la civilización. Sus cuidados estaban dirigidos principalmente hacia su hija Kore (Perséfone o Proserpina) quien, en la isla de Sicilia -su lugar favorito de descanso- paseaba sin rumbo durante todo el día por las praderas recogiendo flores a las faldas del monte Etna y danzando con las ninfas en la tranquila llanura de Enna.
Un día, Kore salió con sus doncellas para pasar la mañana recogiendo flores. Estas, alegres, entre cantos y risas atrajeron la atención de Hades (Plutón), quien paseaba en su negra carroza tirada por cuatro corceles negros. Para averiguar de dónde procedían esos sonidos, el Dios bajó de su carroza y observó a través del espeso follaje: observó a Kore sentada rodeada de flores con sus compañeras agrupadas a su alrededor. Una sola mirada bastó para convencerlo que su felicidad dependía de la posesión de esta joven criatura.
Pidió permiso a Zeus, padre de la joven. Zeus temía ofender a su hermano y le concedió su mano, pero también sabía que Démeter se negaría a dejar partir a su hija. Por esta razón, le aconsejó a Hades que la secuestrara, y lo ayudó a preparar el plan: hizo brotar del suelo una flor hermosísima (un narciso, o quizás un lirio) que atrajo la mirada de Kore, cuando quiso arrancarla, la tierra se abrió bajo sus pies y apareció Hades montado en su carro.
Hades, aprovechando la sorpresa de Kore, la tomó en sus brazos y, entre ruegos y forcejeos, la montó en su carro alejándose velozmente. Kore giró sus ojos llorosos para dar un último vistazo de despedida a la tierra madre que abandonaba mientras imaginaba la angustia de su madre cuando la buscara en vano por todas partes sin hallarla.
unas semillas de granada que gustosamente Kore comió. La reina de las sombras no podría retornar a la luz, ya que quien come en el Tártaro, a él debe volver. Finalmente, se decretó que por cada grano que hubiera comido, debería pasar un mes de cada año en el tenebroso reino de su marido. Así, la ahora llamada Perséfone debía permanecer seis meses de cada año con Hades y el tiempo restante en la soleada y fértil tierra junto a su madre. Hermes fue el elegido para acompañar a Pérsefone en su camino de salida y vuelta del Hades.

Satisfecho por el éxito de su empresa, Hades abrazó a su bella prisionera contra su pecho e intentó calmar su miedo, mientras los corceles aceleraban el paso a través del oscuro pasaje sin parar hasta llegar al trono del Inframundo.
Deméter comenzó inmediatamente la búsqueda de su hija desaparecida. La Diosa recorrió todo el mundo tratando de encontrarla a ella o al menos a alguien que le dijera dónde se encontraba.
Toda esta peregrinación de Deméter la agotó a tal punto que provocó el agotamiento y esterilidad de toda la tierra. No quiso volver con los dioses, ni ocuparse de sus funciones.
Adoptó la figura de una anciana y se dirigió a Eleusis.
Se dirigió al palacio de Céleo, rey del país y entró al servicio de su esposa, Metanira, como nodriza. Dos de los hijos del rey presenciaron el secuestro de Kore y con los datos que ellos le aportaron fue en busca de Hécate y con ella se presentaron ante Helios, que todo lo ve. Él reveló a Deméter toda la historia.
Muy enojada por lo sucedido, decidió no volver al Monte Olimpo y abdicar de su función divina hasta que no le devolvieran a su hija.
El voluntario destierro de la diosa volvía a la tierra estéril, impedía que los árboles tuvieran frutos y que las hierbas crecieran, a tal punto que amenazaba a la raza humana con la extinción.
Los Dioses estaban preocupados con esta alteración del orden del mundo y mandaron regalos de reconciliación y pedidos a Deméter para que volviera a ocupar su puesto. Ella se negó mientras no le devolvieran a su hija. Entonces Zeus ordenó a Hermes que llevase dos mensajes. Uno a Hades para que restituyese a Kore porque si no estarían todos perdidos. Y el otro a Deméter informando que sería devuelta su hija siempre y cuando ella no hubiera probado nada de la comida de los muertos.
Hades entonces permitió que su esposa se preparara para ir al encuentro con su madre, no sin antes ofrecerle
Cuando llegaba a la tierra, esta florecía y se llenaba de verde a su paso; mientras que a su regreso, la naturaleza, afligida por su partida, entraba en un ciclo de aridez y frialdad. Cada vez que se cerraban los portales del Hades, Perséfone se convertía en la Reina de las Sombras portando una antorcha en una mano y una granada en la otra, guiando a las almas en el mundo de los muertos.
Durante el tiempo que Perséfone está con su marido en el mundo de los muertos, la tierra es estéril. Cada primavera, cuando Perséfone sube para reencontrarse con su madre, la tierra se llena de plantas y flores para recibirla.


martes, 6 de abril de 2010

La España aislada

video
"No podría dejar de señalar a la atención de la Asamblea General la cuestión de España, cuestión suscitada por la existencia en tal país de un régimen fascista impuesto al pueblo español con la intervención armada de las Potencias del Eje. Repetidas veces, la cuestión de España ha reclamado la atención de diversos órganos de las Naciones Unidas. No es necesario que recuerde a Vds. la resolución que a este respecto fue aprobada por la Asamblea General durante la primera parte de su primer período de sesiones.
Es de lamentar que la dominación fascista en España no haya sufrido modificación alguna a pesar de la derrota de Alemania y del Japón. Resulta claro que, mientras continúe imperando en España, el régimen de Franco seguirá siendo una constante causa de desconfianza y desacuerdo entre los fundadores de las Naciones Unidas. Espero, por consiguiente, que los que nos han dado la victoria y la paz sepan asimismo encontrar los medios para. restaurar la libertad y el gobierno democrático en España". (Informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la cuestión de España en diciembre de 1946)http://daccess-dds-ny.un.org/doc/RESOLUTION/GEN/NR0/035/92/IMG/NR003592.pdf?OpenElement

Tras la derrota del Eje, el Régimen de Franco padeció una etapa de aislamiento internacional: condenado su Régimen por una Resolución de Naciones Unidas de 1946, sufrió un bloqueo diplomático y económico. Franco tildó esta actitud de “antiespañola” y respondió el 9 de diciembre de 1946 con una masiva concentración en la plaza de Oriente de Madrid de apoyo al régimen. La consigna política era "esperar y aguantar" (la "impasibilidad ante amenazas e impertinencias" en palabras de Carrero Blanco). Paralelamente, la dictadura intentó una operación de constitucionalismo cosmético para satisfacer mínimamente la sensibilidad democrática exterior. El discurso del presidente de las Cortes franquistas (el carlista Esteban Bilbao) es una muestra clara de cómo justificaba el aparato fascista su papel de guardiana de Occidente.

Mientras, los que de verdad aguantaban eran los españoles: más de 200000 muertos por desnutrición desde 1939 hasta 1946, la tuberculosis se llevaba a una media de 25 mil personas al año y, solo en el año 1941, se registraron 53307 muertes por diarrea y enteritis, 4168 por fiebres tifoideas y 1644 por tifus.


La represión seguía siendo feroz: las huelgas obreras de 1946 y 1947 (las primeras del franquismo) dejaron un saldo de 14000 despedidos y 7000 trabajadores detenidos. Hasta el 7 de abril de 1948 se mantuvo el estado de guerra que había existido desde principios de la Guerra Civil (12 años antes), sin embargo, toda disidencia política, de la magnitud que fuera, siguió juzgándose en los tribunales militares.


En este contexto de hambre, revancha y miseria se contaba un chiste sobre las ideas que imaginaron desde el Régimen para superar la crisis estructural que vivía el país:


Un ministro de Franco entra atropelladamente en el despacho del caudillo y le dice:

- Exmo. Sr. Mis asesores y un servidor a usted y a la patria hemos llegado a una brillante conclusión tras varias semanas de reuniones y dos de ejercicios espirituales. Alemania ha recibido un billón y medio, Italia otro tanto y Francia casi tres billones de dólares. La cuestión es sencilla: hay que declararle la guerra a los Estados Unidos y, cuando seamos derrotados, nos llegará el dinero a raudales.

Franco gira la cabeza, serio, se queda pensando, lo mira fijamente a los ojos y, con esa voz varonil suya tan característica, dice:

- Sí, sí, muy bien, pero ¿y si ganamos?

sábado, 6 de marzo de 2010

Venezuela y Cuba como munición. Pascual Serrano


Dos asuntos han protagonizado la actualidad informativa y el debate político durante los últimos días: la muerte de un preso cubano en huelga de hambre y el auto de un juez de la Audiencia Nacional implicando al Gobierno venezolano con el terrorismo. Es evidente que se trata de temas claramente alejados de la vida cotidiana de los españoles y que cualquier criterio mínimamente serio de valoración de la actualidad los ubicaría en segundo plano. Hemos comprobado cómo estas dos noticias han desplazado de la actualidad no solamente el debate sobre la crisis económica, sino también a terremotos con cientos de muertos en Haití y Chile. Mientras aquí todo giraba en torno al deceso cubano y la acusación contra Chávez, en Colombia se descubrió la mayor fosa clandestina de la historia latinoamericana (2.000 cadáveres) y los paramilitares admitieron haber asesinado a 30.000 personas, cifra que la fiscalía estimó en al menos 120.000. En México, las decapitaciones y matanzas de jóvenes por el crimen organizado están a la orden del día y en Honduras el goteo de líderes sociales asesinados no cesa: ya van por más de un centenar desde el golpe de Estado. Igualmente las masacres de civiles en Afganistán e Irak no despiertan comentario alguno en los debates políticos.
Como señalaba José Steinsleger en el diario mexicano La Jornada, “de las tragedias acontecidas en el primer bimestre del año en curso, ninguna más ruidosa que la muerte por inanición voluntaria del ciudadano cubano Orlando Zapata Tamayo, preso político, de conciencia, disidente, opositor, delincuente común”. El analista francés Salim Lamrani se permitía recordar que, en Francia, entre el 1 de enero y el 24 de febrero de 2010, hubo 22 suicidios en prisión, entre ellos el de un adolescente de 16 años. Un dato al que nadie ha dado la más mínima importancia.
El caso de la acusación del juez Eloy Velasco contra Remedios García Albert y el Gobierno de Venezuela es un claro ejemplo de prostitución de la instrucción judicial con alevosía mediática con fines de agresión política. Un auto que por ley debería ser secreto se filtra a los medios para presentar a una ciudadana como cómplice de ETA y miembro de las FARC, ambas cuestiones discutibles si seguimos defendiendo el principio de la presunción de inocencia. Como ha recordado su abogado, siete meses después del procedimiento no ha sido citada judicialmente y en las fechas en que juez y prensa afirman que se encontraba nada menos que organizando un curso de explosivos de ETA a las FARC en la selva colombiana, veraneaba en la costa española.
En realidad, Remedios García sólo es un daño colateral en los ataques contra el Gobierno venezolano, pero el atropello es sólo una muestra de la vileza y miseria que domina la agenda informativa y el debate político español. En cuanto a la implicación del Gobierno venezolano, según el auto judicial, se fundamenta –es un decir– en declaraciones de testigos sin identificar, pero no se concreta exactamente qué es lo que dijeron, y en un ciudadano vasco que reside en Venezuela, cuya relación con el Gobierno de ese país se establece porque está casado con una ciudadana venezolana que es funcionaria pública. Todo ello sin olvidar que el juez que firma y, al parecer, filtra autos en los medios de comunicación, durante ocho años estuvo al servicio del Partido Popular de la Generalitat Valenciana como director general de Justicia.
Si los asuntos que golpean a los gobiernos de Cuba y Venezuela han logrado este protagonismo en la agenda informativa y política de nuestro país es porque se han dado dos circunstancias curiosas. Por un lado, su uso por parte de políticos y líderes de opinión de la derecha (y ultraderecha) para embestir contra el Gobierno de Rodríguez Zapatero y, por otro, una implicación ya habitual de los medios en todo suceso que pueda servir para desprestigiar a los gobiernos venezolano, cubano y cualquier otro latinoamericano que muestre independencia y soberanía frente a las políticas neoliberales.
La presión es tanta que cualquiera que no se sume a la indignación por la muerte voluntaria de un preso que los servicios médicos del Estado cubano hicieron todo lo posible por evitar o a la ola de criminalización de todo a lo que se le cuelgue la etiqueta de terrorista, se convierte en enemigo público y cómplice de dictaduras y terrorismos. Basta observar el linchamiento al que se ha sometido al actor Willy Toledo sólo porque, tras expresar su dolor y condena por la muerte de Orlando Zapata, entre la versión mediática de que el huelguista era un preso político y la versión del Gobierno cubano de que se trataba de un delincuente común, optó por la segunda.
Lo preocupante de todo ello es que se desarrolla en una dinámica judicial que en Madrid procesa a los jueces que investigan los crímenes del franquismo en un país donde los asesinos de la dictadura dan nombre a las vías públicas. Y, mientras tanto, en la Comunidad Valenciana se archiva la causa contra Francisco Camps obviando informes de la Fiscalía Anticorrupción y de la policía y se abren diligencias penales contra una diputada de Izquierda Unida que difunde unas pegatinas pidiendo prisión para Carlos Fabra, el presidente de la Diputación de Castellón cuyos procesos por tráfico de influencias y delito fiscal llevan siete años y nueve jueces paseando por los tribunales.
La conclusión no puede ser más preocupante, asistimos al acoso y sitio de medios de comunicación y sectores de la judicatura a gobiernos y ciudadanos que no forman parte de su ideario, mientras la impunidad se instala para otros. Para ello arrollan presunciones de inocencia en acusados de terrorismo, criterios de rigor periodístico y principios de relaciones respetuosas con países amigos. No podemos permitir que este funcionamiento continúe para conseguir munición en la reyerta política española.

Pascual Serrano.

jueves, 4 de marzo de 2010

La mayor fosa común de Europa occidental


El alcalde de la capital malagueña, Francisco de la Torre, y la consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, Begoña Álvarez, presentaron juntos el informe final sobre las exhumaciones del antiguo cementerio de San Rafael, donde fueron fusilados y enterrados en fosas comunes 4.471 republicanos entre febrero de 1937 y el año 1957. Durante los últimos tres años, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Málaga (UMA), apoyado por voluntarios y miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), ha desenterrado y catalogado un total de 2.840 esqueletos.

"Es la fosa más grande de Europa Occidental. Representa los terrores y tragedias de Andalucía", explicó el viernes Begoña Álvarez, consejera de Justicia. El informe recoge, según Álvarez, "con qué crueldad se mataba, intentando no dejar rastro, a veces trasladando los cuerpos a otros lugares".

Sebastián Fernández, profesor de Arqueología de la UMA y director de la excavación, afirma que sin duda el cementerio de San Rafael se ha revelado como la mayor fosa común de fusilados durante la Guerra Civil y el franquismo.


La mayoría de las personas acabaron fusiladas por disparos en la región torácica, abdominal y en las extremidades. En el patio civil del camposanto malagueño eran sepultados los no creyentes y quienes se habían suicidado en la cárcel, en numerosas ocasiones aparecen maniatados con alambres.


El profesor de la UMA recuerda cómo impactaron al equipo los restos de una mujer embarazada de unos siete meses, «con el feto perfectamente encajado»; los de un hombre al que se le halló una especie de trapo en la garganta, «se lo debieron introducir hasta ahogarle» o el tiro de gracia que se aprecia claramente en muchos de los cráneos.


La aparición de restos pertenecientes al menos a 40 niños también impresionó mucho al equipo que desarrolla los trabajos: «No sabíamos a qué podía deberse. Desarrollamos una investigación y llegamos a la conclusión de que durante esos tiempos se habían producido graves epidemias y que los hijos de los fusilados que habían muerto como consecuencia de ellas, eran enterrados en el lugar en el que estaban sus padres».


El exterminio del régimen franquista se documenta durante dos décadas: entre febrero de 1937 y mayo de 1957. Se tiene constancia registral de que fueron 4.471 los fusilados y enterrados en las nueve fosas comunes que ya han sido clausuradas. La diferencia entre los restos recuperados y el número de asesinados a lo largo de esos 20 años estriba en el vaciado de algunas fosas que se realizó en los años 50 para enviar restos de fallecidos al Valle de los Caídos de El Escorial (Madrid).

martes, 23 de febrero de 2010

¿Para qué sirve el profesor? Umberto Eco


En el alud de artículos sobre el matonismo en la escuela, he leído un episodio que, dentro de la esfera de la violencia, no definiría precisamente al máximo de la impertinencia... pero que se trata, sin embargo, de una impertinencia significativa. Relataba que un estudiante, para provocar a un profesor, le había dicho: "Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?"

El estudiante decía una verdad a medias, que, entre otros, los mismos profesores dicen desde hace por lo menos veinte años, y es que antes la escuela debía transmitir por cierto formación pero sobre todo nociones, desde las tablas en la primaria, cuál era la capital de Madagascar en la escuela media hasta los hechos de la guerra de los treinta años en la secundaria. Con la aparición, no digo de Internet, sino de la televisión e incluso de la radio, y hasta con la del cine, gran parte de estas nociones empezaron a ser absorbidas por los niños en la esfera de la vida extraescolar.

De pequeño, mi padre no sabía que Hiroshima quedaba en Japón, que existía Guadalcanal, tenía una idea imprecisa de Dresde y sólo sabía de la India lo que había leído en Salgari. Yo, que soy de la época de la guerra, aprendí esas cosas de la radio y las noticias cotidianas, mientras que mis hijos han visto en la televisión los fiordos noruegos, el desierto de Gobi, cómo las abejas polinizan las flores, cómo era un Tyrannosaurus rex y finalmente un niño de hoy lo sabe todo sobre el ozono, sobre los koalas, sobre Irak y sobre Afganistán. Tal vez, un niño de hoy no sepa qué son exactamente las células madre, pero las ha escuchado nombrar, mientras que en mi época de eso no hablaba siquiera la profesora de ciencias naturales. Entonces, ¿de qué sirven hoy los profesores?

He dicho que el estudiante dijo una verdad a medias, porque ante todo un docente, además de informar, debe formar. Lo que hace que una clase sea una buena clase no es que se transmitan datos y datos, sino que se establezca un diálogo constante, una confrontación de opiniones, una discusión sobre lo que se aprende en la escuela y lo que viene de afuera. Es cierto que lo que ocurre en Irak lo dice la televisión, pero por qué algo ocurre siempre ahí, desde la época de la civilización mesopotámica, y no en Groenlandia, es algo que sólo lo puede decir la escuela. Y si alguien objetase que a veces también hay personas autorizadas en Porta a Porta (programa televisivo italiano de análisis de temas de actualidad), es la escuela quien debe discutir Porta a Porta. Los medios de difusión masivos informan sobre muchas cosas y también transmiten valores, pero la escuela debe saber discutir la manera en la que los transmiten, y evaluar el tono y la fuerza de argumentación de lo que aparecen en diarios, revistas y televisión. Y además, hace falta verificar la información que transmiten los medios: por ejemplo, ¿quién sino un docente puede corregir la pronunciación errónea del inglés que cada uno cree haber aprendido de la televisión?

Pero el estudiante no le estaba diciendo al profesor que ya no lo necesitaba porque ahora existían la radio y la televisión para decirle dónde está Tombuctú o lo que se discute sobre la fusión fría, es decir, no le estaba diciendo que su rol era cuestionado por discursos aislados, que circulan de manera casual y desordenado cada día en diversos medios –que sepamos mucho sobre Irak y poco sobre Siria depende de la buena o mala voluntad de Bush. El estudiante estaba diciéndole que hoy existe Internet, la Gran Madre de todas las enciclopedias, donde se puede encontrar Siria, la fusión fría, la guerra de los treinta años y la discusión infinita sobre el más alto de los números impares. Le estaba diciendo que la información que Internet pone a su disposición es inmensamente más amplia e incluso más profunda que aquella de la que dispone el profesor. Y omitía un punto importante: que Internet le dice "casi todo", salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.

Almacenar nueva información, cuando se tiene buena memoria, es algo de lo que todo el mundo es capaz. Pero decidir qué es lo que vale la pena recordar y qué no es un arte sutil. Esa es la diferencia entre los que han cursado estudios regularmente (aunque sea mal) y los autodidactas (aunque sean geniales).

El problema dramático es que por cierto a veces ni siquiera el profesor sabe enseñar el arte de la selección, al menos no en cada capítulo del saber. Pero por lo menos sabe que debería saberlo, y si no sabe dar instrucciones precisas sobre cómo seleccionar, por lo menos puede ofrecerse como ejemplo, mostrando a alguien que se esfuerza por comparar y juzgar cada vez todo aquello que Internet pone a su disposición. Y también puede poner cotidianamente en escena el intento de reorganizar sistemáticamente lo que Internet le transmite en orden alfabético, diciendo que existen Tamerlán y monocotiledóneas pero no la relación sistemática entre estas dos nociones.

El sentido de esa relación sólo puede ofrecerlo la escuela, y si no sabe cómo tendrá que equiparse para hacerlo. Si no es así, las tres I de Internet, Inglés e Instrucción seguirán siendo solamente la primera parte de un rebuzno de asno que no asciende al cielo.

La Nacion/L’Espresso (Distributed by The New York Times Syndicate)

(Traducción: Mirta Rosenberg)

martes, 19 de enero de 2010

La Iglesia y España

Un destacado dirigente de la Iglesia Católica española, el arzobispo de la diócesis de Granada, Javier Martínez Fernández, pronunció el primer domingo de 2010 una arenga en la catedral de esa ciudad, en la que aseguró que los crímenes nazis bajo el régimen de Hitler no eran tan “repugnantes” como los que permite cometer la reforma de la ley del aborto. Acto seguido, Martínez dijo que la mujer que aborta “mata a un niño indefenso” y, por tanto, “da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar de su cuerpo". Esto es, como la ley no encarcela a las mujeres que ejercen su derecho a interrumpir en sus inicios un embarazo no deseado, se da “licencia absoluta” para violarlas.
Para que no pasase como una mala interpretación, con posterioridad, la oficina de información de los Obispos del Sur de España de la Iglesia Católica, explicó -por escrito- que esta frase de Martínez apunta “al abuso que la mujer comete primero con su cuerpo y con su hijo”, y que la “deslegitima” para negarse a que el hombre abuse de ella “como si fuera un objeto”. Y para que los más tontos lo entiendan del todo, añadió: “El arzobispo se refería a que si la madre es capaz de matar a su propio hijo, el varón tiene entonces autoridad absoluta para hacer lo que quiera con ella y con su cuerpo”. Ole.
Justificar la violación es un delito... a no ser que la violación sea un castigo divino (como los abusos sexuales a menores)
Decía el filósofo Aranguren, reconocido creyente, que la vanguardia religiosa viene a coincidir con la retaguardia cultural. La afirmación se queda corta si escuchamos las declaraciones de los máximos responsables de la Iglesia Católica: El arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, escribía que “la madre que dedica toda su persona al crecimiento de sus hijos es el modelo más perfecto de sociedad”. Fernando Sebastián, ex arzobispo de San Sebastián, decía sobre la ley que regula el matrimonio de homosexuales: “Podríamos encontrarnos con una verdadera epidemia de homosexualidad, fuente de problemas psicológicos y de frustraciones” (se ve que la famita no es exclusiva de nosotros, los gaditanos, sino que si se les dejara, el resto de los españoles saldrían del gran armario hispano y venga, a sodomizar y gomorrizar como bestias); a lo que Rouco añadía “uniones de todo tipo quebrarán la Seguridad Social”. Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife, afirmó hace unos meses:"¿Por qué el abusador de menores es un enfermo? Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan", (¡Ay, Bernardo! ¡Que se te ve el plumero!). La Conferencia Episcopal no se ha desmarcado de estas opiniones.
Sebastián cree, además, que «la democracia es insostenible si no está sustentada por unos principios morales iluminados por la revelación divina». Antonio Cañizares, prefecto para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, pidió a los fieles que «oren por España y su unidad» pues «negar la soberanía de España no sería prudente ni moralmente aceptable. Si España dejase de ser católica, dejaría de ser España».
Tiene razón (¿¡!?) Y es que la básica separación entre Iglesia y Estado que en Europa marcó el siglo XIX, España aún no la ha resuelto en el siglo XXI. La Transición no se atrevió, y por eso dejó a los muertos de la cruzada en las cunetas y a los capellanes en el Ejército. La propia Iglesia Católica, en el concordato que dejó bien atado el posfranquismo, se comprometía a autofinanciarse en el futuro, sin cargo a los Presupuestos Generales del Estado. La promesa de Roma fue en vano y hoy, tres décadas después, el dinero público a modo de cepillo no sólo no disminuye sino que aumenta. La asignatura está pendiente y parece que lo estará muchos años más.
Cada año, el Estado financia con más de 6.000 millones de euros las actividades educativas, sociales, sanitarias y de culto de la Iglesia católica. Sólo en centros escolares, se ceden más de 3.500 millones, más otros 600 destinados a pagar a los profesores de Religión u otros docentes en centros concertados. A ello hay que añadirle los 241 millones que la Conferencia Episcopal obtuvo de la última declaración de la Renta (el 5% del total que recibe la Iglesia del Estado), los que van a parar a las ONG católicas a través de la casilla del IRPF*, y las exenciones que, pese a lo que dice la ley, aún mantiene la institución.
En 2005, la Iglesia católica consiguió una sensible mejora de la financiación directa del Estado, a través del IRPF, al lograr un incremento hasta el 0,7%. En un año, se pasó de 150 a 210 millones. En el pasado ejercicio, la cifra ascendió a los 241 millones de euros. Y no parece que el sistema vaya a cambiar.
Tal vez sea hora de que la ciudadanía contraataque ante la avalancha oscurantista de mentiras e insultos que protagoniza la subvencionada por todos Iglesia Católica y recupere la calle y la palabra para defender las conquistas sociales que tanto esfuerzo cívico nos han exigido. Por ejemplo, publicando nuestras propias esquelas, rogando una oración por todos esos niños víctimas de pederastia eclesiástica, de la que tantos miles de casos han sido denunciados en Estados Unidos, en Irlanda, en México... o en nuestro propio país. O difundiendo las investigaciones recientemente publicadas sobre la complicidad de la Iglesia Católica española en el secuestro de miles de niños y niñas recién nacidos durante la posguerra civil, práctica criminal por la que la jerarquía eclesiástica tampoco ha pedido perdón a los españoles. O denunciando allá donde sea posible -en las calles y plazas, en los medios de comunicación, en los tribunales si procede- declaraciones monstruosas y denigrantes como las del obispo de Granada o el obispo de San Sebastián (despreciando y manipulando políticamente el sufrimiento del pueblo haitiano), entre otras.
Una de las más importantes conquistas democráticas del mundo contemporáneo es la separación entre religión y política. No es que no tengan nada que ver, pero las relaciones políticas, sociales, cívicas, no pueden ser orientadas por las opciones religiosas. Los Estados democráticos son Estados laicos. Todos debemos ser iguales ante las leyes, sin influencia de nuestras opciones individuales, religiosas, sexuales, de diferencias étnicas, etc. Somos diversos en nuestras opciones de vida, pero debemos ser iguales en nuestros derechos como ciudadanos. Los Estados religiosos – sean islámicos, sionistas o católicos – hacen de las diferencias religiosas elementos de discriminación política. Un Estado democrático es un Estado laico que no establece diferencias en los derechos por las opciones privadas de las personas, al contrario, garantiza esos derechos**. Por razones de su religión, las personas pueden optar por no abortar, por no divorciarse, por tener relaciones sexuales sólo para la reproducción, por no casarse con personas del mismo sexo. Son opciones individuales, que deben ser respetadas, por más que las consideremos equivocadas y se las combata en la lucha de ideas. Pero ninguna religión puede querer imponer sus concepciones a los otros.


* Lo de la casilla del IRPF es un modelo copiado del alemán pero modificado. En Alemania las personas religiosas cuentan con una casilla en la declaración de la renta para destinar parte de sus impuestos a la Iglesia. Pero, a diferencia de España, esa cruz supone pagar más dinero. Y cuando vas a casarte, el cura te pide la declaración. Aquí los católicos pueden quedar bien con la divinidad en el IRPF sin que eso le suponga nada en su bolsillo.


** La educación pública debe ser laica, respetando las diferencias étnicas, religiosas, sexuales, de los otros. Los que quieren tener educación religiosa pueden tenerla en las escuelas religiosas, conforme a su credo. Los recursos públicos deben ser destinados a las escuelas públicas de la misma forma que la salud pública tiene que atender a todos, conforme sus opciones individuales, sin perjudicar el derechos de los otros.