jueves, 29 de noviembre de 2012

Irlandeses: los esclavos olvidados

En el siglo XVI, los españoles fueron los primeros europeos en utilizar esclavos africanos en el Nuevo Mundo (en Cuba y La Española). Más tarde, portugueses, holandeses, franceses y británicos hicieron lo propio en sus respectivas colonias. Las colonias británicas en Norteamérica también fueron utilizadas para el destierro penal de criminales convictos desde principios del siglo XVII hasta la independencia, y posteriormente a Australia entre 1788 y 1868.
Además de estos criminales, los ingleses enviaron a sus colonias norteamericanas a los irlandeses.
El comercio humano comenzó cuando Jaime II, rey de Inglaterra, vendió 30.000 prisioneros políticos irlandeses como esclavos al Nuevo Mundo. A mediados del siglo XVII, los irlandeses se convirtieron en la principal fuente de ganado humano para los comerciantes ingleses… el 70% de la población total de las islas Antigua y Montserrat eran esclavos irlandeses. En la década de 1650 más de 100.000 niños irlandeses, entre 10 y 14 años, fueron separados de sus padres y vendidos como esclavos en las Indias Occidentales, Virginia y Nueva Inglaterra; 52.000 más, en su mayoría mujeres y niños, fueron vendidos a Barbados y Virginia; 2.000 niños se vendieron a Jamaica… No eran criminales ni siervos. Sólo irlandeses.
Además, eran más baratos que los africanos (en el XVII, un esclavo africano costaba unas 50 libras esterlinas y un irlandés no más de 5) y los hijos nacidos de esclavos blancos seguían siendo esclavos incluso en el caso de que su madre obtuviese la libertad, así que las madres permanecían con ellos. Los colonos, para maximizar sus recursos, decidieron utilizar a las mujeres/niñas irlandesas para cruzarlas con africanos y criar mulatos. Estos nuevos esclavos rompieron el mercado… se podían vender por un precio superior a los irlandeses y salían más baratos que los africanos.
Esta práctica de mestizaje esclavo se extendió hasta que en 1681, por las presiones de la Royal African Company a la que la Corona británica había concedido el monopolio sobre las rutas del comercio de esclavos africanos, se aprobó la ley “Forbidding the practice of mating Irish slave women to African slave men for the purpose of producing slaves for sale” (Prohibición de la práctica de acoplamiento de esclavas irlandesas y esclavos africanos con el fin de producir esclavos para la venta).
Ya entrado el siglo XIX, el tráfico de personas comenzó a ser perseguido. En 1807 el Parlamento Británico aprobó la Ley para la Abolición del Comercio de Esclavos, bajo la cual los capitanes de buques de esclavos podían ser severamente penados por cada esclavo transportado. Finalmente, la Ley Abolicionista de 1833 liberó todos los esclavos del Imperio Británico.

http://www.globalresearch.ca/the-irish-slave-trade-the-forgotten-white-slaves/31076

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen post.. me a sacado de una duda que traía desde hace tiempo. y me confirma que independiente de tu raza , religión o lo que se la humanidad siempre buscara alguna razón para someter a alguien y realizar el trabajo sucio.

Diego Iguña dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Lo cierto es que es rara la época y la cultura en la que no encontramos (de una forma u otra) la explotación.